martes, 3 de enero de 2012

AGUSTIN MAGALDI -Aquellas Canciones -Alla en el bajo

Inauguración Tranvía.Medellín.

La Empresa de Tranvías Eléctricos, fundada en 1919, reorganizada como el Tranvía Municipal de Medellín en 1920, cuando su franquicia fue adquirida por un organismo estatal, las Empresas Públicas Municipales.

LADO 1
1 . BOGA BARQUERO • Tango L. Rubinstein - Magaldi-Noda
2- PORTERO SUBA Y DIGA – Tange  L. C. Amadori - E. de Labar Cantan: MAGALDI-NODA
3- LAMENTO GUARANI - Correntín.  N. A. Trimani - Magaldi-Noda
4- ALLA EN EL BAJO – Tango  J. Aguilar - M. Massa - Magaldi-Noda
5- CIEN AÑOS – Canción  Magaldi-Noda
6- EL FAROL DE LOS GAUCHOS – Zamba  C. E. Flores - E. Pereyra Cantan: MAGALDI-NODA

LADO 2
1 - AMURADO – Tango  -T. de Grandis - Laurenz - Maffia
2- CUANDO TU ME QUIERAS – Tango  -J. Pollero - A. Zerragen - F. Bohijas
3- CHE CUÑATAI - Chamané Correntino  -N. A. Trimani - Magaldi-Noda Cantan: MAGALDI-NODA
4- ANSINA ES LA MADRE MIA – Estilo   -Victor Galieri
5- CONSEJO DE ORO • Tango  -Arquimedes Arci
6- MAÑANA ES DOMINGO – Tonada   -A. Lorusso - Magaldi-Noda Cantan: MAGALDI-NODA

____


CONSEJO DE ORO


PORTERO SUBA Y DIGA


MAÑANA ES DOMINGO


Buenos Aires despertó de un sueño de canciones tristes poco después de que circuló como pólvora la noticia de lo que ocurrió a las 7 de la mañana de aquel 8 de septiembre de 1938.

Una vieja dolencia hepática, agravada unos días antes, había segado la vida del cantor Agustín Magaldi.

Tenía 37 años de edad. Su nacimiento había ocurrido en Casilda, localidad de la provincia de Santa Fe, el 15 de agosto de 1901,-otras biografías dicen que en 1904-.Y no creían muchas gentes, hasta ese momento, en su significación impresionante como auténtica voz popular de la populosa capital argentina.

Si. Así, como suena, al famoso intérprete no le dieron su situación exacta dentro del panorama de la música ciudadana sino muy pocas personas. Una inmensa cantidad de gente, sobre todo la vinculada al mundillo farandulero, pretendió ignorar lo que ya el pueblo tenía resuelto: que, fallecido Carlos Gardel, el número uno del tango se llamaba Agustín Magaldi.

Y punto.

Puede decirse que Agustín Magaldi nace al mundo artístico el 9 de julio de 1924.

Fue en esta fecha, cuando lo escuchó cantar en la antigua emisora L. O. Y. la más querida de las artistas argentinas de ese entonces: Rosita Quiroga.

Rosita Quiroga era la más auténtica expresión del arrabal porteño. Sus tangos decían las palabras, las angustias y las emociones de las románticas barriadas bonaerenses. Ella, por lo tanto, tenía que saber, perfectamente, lo que escondía la voz de ese muchacho pálido que había sentido ya una vez la amargura de no tener "padrinos" en la gran ciudad.

Agustín Magaldi había actuado antes, con el grupo de los Volpi-Galdi, con el cual interpretaba canzonetas napolitanas y melodías brillantes. Y en donde colaboró alguna vez el guitarrista Egía Palacios, quien vinculó al grupo a su hijo Héctor, cuya voz habría también, como la de Magaldi, hacer hito en la historia de las canciones criollas.

El maestro de música Nicola Mignoni soñó con hacerlo cantante lírico. Pero el muchacho carecía de recursos económicos que garantizaran su total aprendizaje de los secretos de la técnica vocal. Y al decidirse definitivamente por la canción popular formó dúo con el cantor Yubones y luego con Juan Espinosa y con el actor Nicolás Rossi. Vuelve a Buenos Aires y se vincula a diversas compañías teatrales como fin de fiesta, hasta llegar a ese doblemente histórico 9 de julio.

Agustín Magaldi hizo su debut en discos, y en el sello Victor, cantando a dúo con Rosita Quiroga, el 9 de diciembre de 1924, con las canciones, "El Amor de los Amores", de Velich y Álvarez. El 6 de enero de 1925 grabaron un segundo disco con "Chilena Ingrata" (LPC - 205) y "Virgencita de Lujan". Los directivos de la empresa entusiasmados con el éxito inicial y haciéndose voceros del público, que reclamaba un buen dueto masculino en ese mismo momento, encargaron a Magaldi la búsqueda de una segunda voz. Uno de los guitarristas más famosos de la época, Enrique Maciel, lo puso en contacto con Pedro Noda. y surgió de su primer encuentro la pareja que habría de llenar toda una etapa de la historia de la canción argentina: el dúo Magaldi - Noda.

Rápidamente conquistaron el favor del público.

Van a la radio. Se presentan en los escenarios de los cines más importantes y de las principales confiterías. Actúan en una de las primeras películas parlantes que se hicieron en el país, "Monte Criollo". Y alternan ventajosamente con célebres figuras extranjeras.

El momento artístico en Buenos Aires es bueno.

Es el del teatro por secciones, que ofrecía sabrosos sainetes. Hay fiebre por la radiotelefonía y las emisoras se peleaban a los cantores y a las orquestas más populares.

Carlos Gardel es el amo. Ignacio Corsini luce en la escena su maja estampa de gran señor. Y Magaldi-Noda imponen sus canciones nativas. Sus voces calzan perfectamente y emocionan. Y matizan.

En el exterior, los discos del nuevo dueto alcanzan un éxito insospechado y colocan a sus integrantes en una situación de privilegio, de la cual, sin embargo, no alcanza a enterarse Buenos Aires sino mucho después.

El dueto se disuelve en la ciudad de La Plata al terminar una actuación teatral, el 30 de diciembre de 1935. Al comenzar el año siguiente, Agustín Magaldi inicia sus actividades como solista.

Su voz está esplendente. Canta, dentro del género tanguistico, con perfiles internacionales, dándole a la canción cierto sabor a romanza, a canzoneta italiana, a delicada aria brillante.

Es entonces cuando más se le discute y cuando tratan de opacar su situación. Y a disputarle su carácter de líder indiscutible del cancionero popular.

Y cuando la intervención quirúrgica a que fue sometido, redunda en su trágico final, es cuando Buenos Aires despierta a la realidad, y la marejada humana que va hasta el sitio donde yace su cadáver y acompaña a éste al cementerio, abofetea a quienes quisieron negarlo.

Y quedó trunco el viaje que iba a llevarlo en triunfo por los caminos de América.

Aquí hay una nueva colección de interpretaciones inolvidables de Agustín Magaldi y del dueto Magaldi-Noda.

El quinto volúmen que publicamos, a petición del público colombiano.

Lo inicia una de sus grandes creaciones: "Allá en el Bajo", tango con reminiscencias de canción tirolesa. Y están entre ellas, "Boga Barquero", una de las más escasas grabaciones de Agustín Magaldi, difícil de conseguir aún para coleccionistas que, como Osvaldo Castillón, han hecho del recuerdo discográfico de Magaldi un fervoroso retablo, allá en el Buenos Aires que tanto quiso el cantor. Y "El Farol de los Gauchos", la mejor de sus grabaciones con Noda. Y "Amurado", que nos lleva a los tiempos en que Magaldi - Noda cantaban en el Real Cinema acompañados por Julio De Caro y su orquesta, en la cual formaban los autores de este tango: Laurenz y Maffia. Canciones todas incorporadas al recuerdo de los tiempos de apogeo de las melodías pamperas y de los tangos que hicieron la fama de Magaldi - Noda.

Aquellas Canciones que hicimos nuestras...

Selección y Notas: HERNAN RESTREPO D.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada