lunes, 12 de mayo de 2014

TITO SHIPA -Vol.3 -Aquellas Canciones

Drogueria Hijos de Pastor Restrepo. Parque de Berrio.-1910.

LADO 1 
1 - VIVERE C. A. Bixio        
2 - TORNA, PICCINA C. A. Bixio      
3 - VIENI SUL MAR Del Folklore     
4 - NAPOLE CA NON MORE Tito Manilo - G. Bonavolata          
5 - PASSIONE  Bovio - Taglialerri - Valente
6 - ANGELA MIA  Schipa - Rapee – Pollack
LADO 2 
1 - MARECHIARE Di Glacomo – Tosti
2 - O SOLE MIO  Glovanni Capurro - Eduardo di Capua
3 - SINCERITA D. R. de A.
4 - FEMMENA ’NGANNATORA A. Cutido - Tito Schipa
5 - O MARINARIELLO  G. Ottaviano - S. Gambardella

6 - TORNA A SURRIENTO G. B. y E. de Curtís




ANGELA MIA


TORNA A SORRENTO


O MARINARIELLO


Tito Schipa fue el gran cantante mundial en los años transcurridos entre 1920 cuando viajó a los Estados Unidos con un contrato fabuloso de la Opera de Chicago y 1940 cuando todavía actuaba con gran éxito y hacía frecuentes giras artísticas intercontinentales.

Y es que Tito Schipa no fue simplemente un gran tenor de ópera sino un cantante completo. Un artista exquisito que entusiasmaba por igual a todos los auditorios porque su escuela impecable técnicamente hablando estaba aunada a una expresión ideal, sin rebusques de ninguna especie, accesible a toda clase de públicos.

Las razones del éxito de Tito Schipa no fueron solamente las naturales que debe a su voz privilegiada.


Este gran tenor italiano nacido en el año de 1888 fue un hombre que se dedicó íntegramente a su carrera musical. Llegó a dominar plenamente todos los secretos de la música. Terminó sus estudios de composición y dirección de ópera y hasta escribió una obra de este género.

Radicado en los Estados Unidos desde los 31 años de edad, en Hollywood, en una casa rodeada de jardines cerca a las residencias de de Mille y de Dempsey, Tito Schipa y su pianista, el maestro Federico Longás, español, hacen frecuentes giras por el continente. Graban discos para la Victor y colaboran eventualmente con las productoras cinematográficas.

Los teatros suramericanos lo aplauden en 1930. Y los aficionados al género operístico se deslumbran con su voz fabulosa. Con esos “pianissimos" de asombro. Con la seguridad y la claridad que lo distinguieron.

Dicen los críticos que posiblemente “nadie volverá a cantar como Schipa “sobre el aliento" frases melódicas perfectamente sostenidas y ricamente matizadas".

Un disco publicado en la serie "Aquellas Canciones" de la -RCA Victor de Colombia con la voz de Tito Schipa en sus mejores momentos y en canciones hispanas, fue recibido jubilosamente por los aficionados al buen arte. Esto nos ha estimulado a publicar esta nueva colección de interpretaciones de Tito Schipa. En esta oportunidad se trata de canciones napolitanas, en cuya interpretación fue un maestro insuperable también, algunas de las cuales le pertenecen como autor.

Como los grandes artistas de su generación, como los más famosos cantantes de hoy en día, Tito Schipa grabó en su época de apogeo para la Victor  música de todos los géneros a petición de sus miles de admiradores en todo el mundo.

Y estamos complacidos de hacerles llegar a ustedes estos auténticos tesoros vocales por uno de los más grandes artistas que en el mundo han sido.

Selección y Notas: HERNAN RESTREPO D.

domingo, 11 de mayo de 2014

LOS HERMANOS HERNANDEZ -Aquellas Canciones

Drogueria Antioqueña.

LADO 1
PLAYAS TROPICALES - Bambuco
EL TROVERO - Bambuco
EL MENDIGO DEL AMOR - Bambuco
ESPERA MI BIEN ESPERA - Bambuco
LA MULA RUCIA - Joropo
YA TORNA EL INVIERNO - Bambuco

LADO 2
DEVUELVEME EL ALMA MIA - Bambuco
PORQUE SABES QUE TE ADORO - Bambuco
ASOMATE A LA VENTANA - Bambuco
TU ROSTRO LUMINOSO - Pasillo
QUIERO QUE ESCUCHES MORENA - Bambuco

PERDONA SI TE DESVELO - Bambuco




ASOMATE A LA VENTANA


PERDONA SI TE DESVELO


LA MULA RUCIA


Posiblemente no ha tenido Colombia en toda su historia, tres artistas que hayan conocido más mundo, actuado en más sitios y dado más guerra que los hermanos Héctor, Gonzalo y Francisco Hernández, quienes, en 1921, cuando iniciaron en su Aguadas nativa, una peregrinación que habría de prolongarse -por años, constituidos como el conjunto “Arpa del Ruíz", se adelantaban a la importancia que el departamento de Caldas, el que habría de producir a Figueroa y a Luis Carlos González; a Ospina y Peláez; a José Macías y a Fabio Ospina; a Bernardo Gutiérrez, a Guillermo González y a Jaime Henao, tendría dentro del mapa bambuquero de Colombia.

Los Tres Hermanos Hernández, retoños de una familia de músicos que ellos hicieron sonar en el mundo entero, se fueron por los entonces difíciles y abruptos caminos de la América india armados de tiple, guitarra y bandola, tras las huellas que un día trazaran Morales Pino y Pelón Santamarta.

Primero fueron modestas actuaciones nacionales en el Quindío. Luego conquistaron el Teatro Municipal de Cali. Y por fin se hicieron a un contrato en el Circo Riego, en donde Héctor tocaba el “botellófono" y sus hermanos le acompañaban interpretando las melodías de moda.

Venezuela y las Antillas como artistas de carpa. Y en Puerto Rico la anhelada independencia, el salto dorado yanqui, y la incorporación del serrucho, el auténtico serrucho de carpintería, interpretando el cual era un gran astro de impresionante brillo, Héctor Hernández, para conquistar luego los aplausos de Santo Domingo, Haití, Cuba, todos los países Centro Americanos y por fin Nueva York y, en Nueva York su vinculación a la RCA Víctor, tras una triunfal actuación en México en donde el presidente Obregón y su Ministro de Educación, José Vasconcelos, les contrataron para una gira de carácter cultural por todo el territorio nacional.


Entre 1926 y 1936 los Hermanos Hernández hacen con todo éxito los Estados Unidos y el Canadá.
Actúan en teatros de Broadway. Se presentan en las principales radiodifusoras. Tocan en recitales privados para las grandes estrellas cinematográficas. Emocionan al Embajador de su país en Washington, Enrique Olaya Herrera. Se abren para ellos las puertas de la Casa Blanca y en sus salones majestuosos resuenan los bambucos morenos de su Colombia inolvidable.

Van al Viejo Mundo y son Aplaudidos en teatros por el gran pueblo, por los artistas más populares y por los Monarcas más importantes de la señorial Europa. Como soñaban de pequeños, en su casita de Aguadas, una sucesión de triunfos impresionantes los siguen por doquier.

Vuelven a la tierra llamados por la sangre. Su madre se muere y ellos acompañan sus últimos cuatro meses de vida para continuar su peregrinar insaciable.

Los países del Sur de América se inclinan ante el arte de los colombianos. Hasta en el Brasil los comparan con sus mejores créditos cuando interpretan la música carioca.

Viajan a México para participar en la filmación de algunas películas.

Pacho compone la música de la cinebiografía de Simón Bolívar en donde Fernando Soler interpreta al Libertador de Colombia. Y hacen felices interpretaciones en “Mi Viuda Alegre" y “La Liga de las Canciones”, revistas musicales que son éxitos de' taquilla en todo el continente.

En 1940 fallece en México Porfirio Barba Jacob. Y los Hermanos Hernández van a su cuarto bohemio y cantan bambucos, al bardo inmortal que agoniza y que “se siente como sí reposara en el fondo de una perla".

Javier Arango Ferrer contó con las palabras del poeta el recuerdo que en él quedó de aquellas canciones. “Esas manos de los míos cómo tocaban, cómo cantaban I... Si yo hubiera tenido sus manos y hubiera vivido en los tiempos de Salomón, hubiera tañido la tiorba o el salterio...".

Después el regreso a casa. El definitivo retorno.
Los teatros del país aplauden su comedia musical “Colombia Canta’*.y   en las radios sus programas son auténticos impactos.
Héctor muere en Bogotá el día 5 de mayo de 1948 y esta fecha marca el final de la historia de los Hermanos Hernández como conjunto.

Gonzalo se dedicará entonces a la enseñanza. Amorosamente explicará a niños y niñas de la alta sociedad en Bogotá y en Medellín, cómo se pulsan el tiple, la guitarra y la bandola. Y hará charlas interminables con los recuerdos de sus triunfos. Sobrevive 10 años a su hermano y muere como él en Bogotá.

Pacho, el más alegre del grupo. El de los chascarrillos y las anécdotas, se dedica a representaciones artísticas y a administrar con cariño el legado familiar.

Colombia sigue cantando sus bambucos y recordando al trío.

Los Hermanos Hernández grabaron en Víctor multitud de canciones y piezas instrumentales. Era la época en que Jorge Añez y Justiniano Rosales, Miguel Bocanegra y Escobar Casas, Sarita Herrera y Carlos Molina hadan proselitismo colombianista en Nueva York.

Posterior a esas actuaciones que estamos tratando de revivir también para el gusto de bs buenos colombianos, los Hermanos Hernández hicieron una serie de discos en la Habana. Estando de visita en la capital de Cuba don Félix de Bedout, éste los convenció para hacer una serie de melodías que salieran un poco de los moldes que hasta entonces se usaban para interpretar los bambucos.

Pacho Hernández escribió entonces las introducciones y pasacantos que el clarinetista y flautista de la Orquesta de Julio Brito interpretaría frente a los equipos de grabación.

Y se produjo esa serie impresionante que comenzamos a entregar a ustedes de nuevo con este álbum de música colombiana que nos alcanza la presencia vocal de tres auténticos maestros de la canción nacional.

Selección y Notas: HERNAN RESTREPO D.

viernes, 11 de abril de 2014

PERONET E IZURIETA -Aquellas Canciones - Otros Tiempos

Almacén La Campana.

LADO 1
1. ABANDONO - Tengo Homero Manzi - Pedro Maffla  -JUAN ERNESTO PERONET
2. LA CANCION DE LA LLUVIA - Vals Doroteo Ochoa  -PERONET o IZURIETA
3. ME ALEJO DE TI – Vals  -Olmedo A. Álvarez  -IZURIETA - UQUILLAS
4. RANCHO CHILENO - Vals canción Arr. Víctor A costa  -PERONET f RIOS
5. SE QUE ME MATAS - Pasillo Nicasio Safadi  -IZURIETA - UQUILLAS
6. ENSOÑACION - Tonada Doroteo Ochoa  -PERONET a IZURIETA
LADO 2
1. NO TE GUARDO RENCOR - Pasillo L Espinosa - F. Paradas IZURIETA - UQUILLAS
2. TE ODIO - Vals F. Plnglo  -PERONET o IZURIETA
3. EL HUERFANITO – Vals  -C. Castillo  -JUAN ERNESTO PERONET
4. FATAL AMOR - Criolla Antonio Monéndoz PERONET a IZURIETA
5. MADRE MIA - Pasillo Alfonso G. Martínez IZURIETA - UQUILLAS

6. ADIOS - Pasillo Carlos T. Solís PERONET y RIOS




NO TE GUARDO RENCOR


RANCHO CHILENO


TE ODIO


Peronet e Izuríeta llagaren al elenco da la RCA Víctor internacional como sustitutos del dueto da Los Riobambeños, que acababa de desintegrarse y que conformaban los hermanos Rubén y Plutarco Uquillas.

Juan Ernesto Peronet, peruano y Carlos Izurieta, ecuatoriano, se encontraron en Caracas. Se hicieron amigos. Comenzaron a cantar en reuniones familiares por pura afición y de un momento a otro se convirtieron en Ídolos, actuando en importantes teatros venezolanos y alternando con las principales figuras que visitaban el país.

Por cuenta da la RCA Víctor se trasladaron a Cuba. Y en la Habana hicieron la mayor parte de sus grabaciones que obtuvieron gran resonancia en todos los paisas americanos. En Colombia. “Lamparilla" batió records de venta. Boleros como “Cuando Vuelvas”. Pasillos como "Amémonos como antes" y como "El Lirico" y ''Filosofía". Valses como “Las Violetas” y "Lo que sería un nido", acrecentaron la fama da Peronet e Izurieta hasta tal punto que sus grabaciones llegaron a cotizarse igual quo las de Valente y Cáceres y otros duetos que figuraban desde hace años como los favoritos del elenco RCA Víctor.

En La Habana también se desintegró al dueto. Eran dos temperamentos y dos ambiciones completamente diferentes, y resolvieron, de modo amigable, separarse. Por entonces comenzaba la guerra mundial y era peligroso llegarse hasta Nueva York. Cada cual siguió su destino. Peronet siguió cantando e Izurieta recomenzó sus estudios interrumpidos a causa del arte.

En la actualidad. Carlos Izurieta, alto empleado y accionista de una importante industria ecuatoriana, es Cónsul da Venezuela en Quito. Y Peronet resida en su tierra peruana, en donde aún actúa como intérprete gustadisimo  de los aires peruanos.

Poco después da su separación de Peronet. Carlos Izurieta estuvo en Medellín y don Félix de Bedout lo convenció para que hiciera dueto con Plutarco Urquillas, quien visitaba igualmente la capital antioqueña. Izurieta aceptó pero le mayoría de los acetatos de esas grabaciones se perdieron con el cargamento de un barco norteamericano bombardeado por los alemanes. Otras grabaciones, que fueron enviadas a Chile para su proceso natural, aparecieron con las etiquetas mal redactadas y en algunas inclusive se omitió el nombre de los cantantes, figurando solo como artista un “Conjunto Típico Colombiano”.

La acuciosidad da algunos coleccionistas, y la colaboración de Leoncio Gómez, uno da los guitarristas que participó en aquellas grabaciones, ha permitido localizar varios de estos discos. Y nos ha parecido interesante reunirlos con los que aún no se publicaban del dueto Peronet e Izurieta –seis solamente entre ellos dos “solos" por Peronet - y con algunos de los que grabaron en Medellín el mismo Juan Ernesto Peronet y el notable guitarrista y cantor antioqueño Antonio Ríos.

El Dueto Peronet-Rios hizo suceso grande en Medellín.

Fue formado también, en busca de algo que reemplazara en el gusto popular a Peronet e Izurieta por don Félix de Bedout y si efectivamente no llegó a tener su nombradía debió a que los recursos técnicos quo había entonces en Medellín para la grabación de discos no permitía que los discos salieran con las características sonoras que el público americano comenzaba a exigir

No obstante, algunas da esas grabaciones obtuvieron tirajes enormes.


El tipo de música de los tres duetos es el mismo.

Canciones románticas, sencillas, de estilo campesino, de las que nos llevan por caminos viejos y nos detienen en los ventorrillos de antes o en las estaciones del ferrocarril.

Temas campesinos de extraña dulzura. Letras amorosas de poetas menores que han llenado las noches serénateras de súplicas ingenuas, de ruegos tiernos, de despechos impacientes.

Es esta la auténtica, la típica canción popular. La que cuando llega a los salones, despierta curiosidad y evoca recuerdos de temporadas campestres, de diciembres fenecidos e inolvidables.

Canciones cubiertas de ruanas y de ponchos. Con el color de los mercados pueblerinos. Con dulzura de guarapo, y olor a caña recién molida. Cascabel de fonógrafo, de victrola, de vihuela.

Y siempre, siempre, un romance al fondo.
Selección y Notas de HERNAN RESTREPO D.

jueves, 10 de abril de 2014

LORENZO HERRERA - Tributo a

Almacen el Sol. La Alambra.

Alma Venezolana
Besos En Mi Sueños
Canta Ruiseñor
Chupa Tu Mamey
El Bachaco
El Coletón
La Mula Rusia
La Sultana Del Ávila
Musa aragüeña.
Pedro miguel.
Te Creía Buena

Venezuela





TE CREIA BUENA


LA MULA RUSIA


ALMA VENEZOLANA

 LORENZO HERRERA está presente en el corazón de los venezolanos. Su figura se avivo en la memoria por el culto a las cosas del espíritu. Y ese culto nace del reconocimiento a sus grandes valores humanos y artísticos. LORENZO HERRERA fue uno de ellos. Es justo entonces que se refleje esta admiración y cariño, a este talento desaparecido. Su obra anda por allí dispersa, reflejada en sus bonitas composiciones, auténticas joyas "vivas", que durarán por siempre, mientras persista esa forma de expresión tan particular de sentir y actuar, privativa de nuestro gentilicio. LORENZO HERRERA escribió música venezolana en lenguaje venezolano, con alcances eminentemente vernáculos. De esta manera, con enjundia romántica a veces, chispeante, dinámico, con fino gracejo popular, aguzado testigo de su tiempo, nos legó un rico acervo melódico, viva imagen de lo que fue su vida, su pasión, su meta: la música.

Un recuerdo a LORENZO HERRERA era responsabilidad que los venezolanos nos debíamos a si mismos. Partiendo de la base de que "honrar honra”, la RCA DE VENEZUELA C A. —preocupada por los fundamentos de la culturo popular—, se aboca o esta honrosa tarea, haciendo realidad este deseo largamente acariciado, recopilando en este álbum de nuestra Serie de COLECCIONISTAS, parte de la proficua obra musical-interpretativa de LORENZO HERRERA, diseminada en grabaciones añejas y ya descontinuados de los catálogos.


El modesto aporte de la RCA, representado en la cristalización de este disco, es sencillo, pero sincero. Trazado en líneas definidas, exalta la personalidad de quien fue el máximo cultor de la canción ciudadana. Si bien es verdad, la dimensión de este esfuerzo resulta pequeña ante la proyección humana y artística de LORENZO —así o secas, como cariñosamente se le llamaba—, se convierte por obra y gracia del cariño popular, en labor gigantesca, pletórica de dignidad, ya que su memoria cobra vida concreta y permanente dentro de lo grandeza del espíritu. Este tributo a LORENZO HERRERA, tal y como él lo hubiera querido viene a librar, aunque en menor escala, una batalla al avasallante materialismo que nos domina.

Incuestionablemente, LORENZO HERRERA fue un legítimo creador musical. De su estro brotaron las inspiraciones más bellas, que supieron identificarse con el sentir de su pueblo y por ende, con el latir de su propio corazón de artista cabal. LORENZO HERRERA con su fecunda creatividad, fue el primero en difundir la música venezolana más allá de las fronteros patrias y trozó dentro de su exuberante magia musical, imágenes y expresiones inolvidables, que persisten en el recuerdo con rasgos positivos y profundos. Tal es la fuerza de su mensaje melódico, tal la jerarquía de su característica vocal, que hoy por hoy, su producción nos resulta más veraz, más auténtica, más familiar que muchas personas que solemos tropezar en nuestro deambular diario, pero cuyo exiguo interés los hace desvaídos, brumosos, casi inexistentes. Su música, en cambio, es perdurable. Tiene tanta fuerza, tanta vigencia y latencia, que la llevamos prendida en el recuerdo. Por eso, LORENZO HERRERA merecía un reconocimiento y está simbolizado en este bagaje de canciones de su pertenencia, volcadas al acetato por la cálida emoción de su voz que es perenne. El merece que este aporte, recibo su acogida, tal como era pedido por la densa legión de simpatizantes que reclamaban esta sincera ofrenda, para que cuando de estos surcos fonográficos brote su voz para cantar a Venezuela, propios y extraños —especialmente a personas como nosotros que tuvimos el orgullo de ser honrados con su amistad—, llenos de admiración y en reconocimiento a su valer artístico, sintamos vibrar de emoción los corazones-Este es, pues, un sencillo homenaje a LORENZO HERRERA que traduce en carne viva, sentido y dicha por el propio homenajeado, gracias a la maravilla del disco, la importancia que su figura representa para los venezolanos, así como la devoción que guarda su pueblo por el artista siempre recordado, siempre llorado.
RUBEN DARIO VILLASMIL

miércoles, 9 de abril de 2014

PEDRO VARGAS - Rinconcito Criollo

Botica La Playa.

LADO 1
RINCONCITO CRIOLLO  -Julio Brito
ME GUSTAS MUCHO  -Miguel Ángel Pazos
GRACIAS  -Mario Fernández Porta
MAR  -Gabriel Ruiz
FRENESI   -Alberto Domínguez
DIME SI TE VAS CON ELLA  -Osvaldo Farrés
LADO 2
DIME QUE SI  -Alfonso Esparza Oteo
PECADO  -C. Bahr - Pontier - Francini
CUATRO PERSONAS  -Rafael Hernández
EN LA FRONTERA DE MEXICO J. Kennedy - M. Carr - López Méndez
ROMANZA DE AMOR C. López Narváez - E. Orozco

NUESTRO ENCUENTRO  -Agustín Lara




DIME QUE SI


FRENESI


PECADO


En la serie AQUELLAS CANCIONES hemos venido publicando una serie de grabaciones realizadas por el tenor mexicano Pedro Vargas en lo que hemos dado en llamar su época de oro, aunque bien podríamos decir que en este momento el famoso artista está cumpliendo todavía, la etapa cumbre de su carrera artística.

Sus canciones cuya aparición está comprendida entre los años de 1938 y 1950 doce años que fueron sin lugar a dudas definitivos en el gusto de la generación “directiva" actual. Que apasionaron a los enamorados de entonces. Que fueron a los bailes juveniles para ayudar en el romance y reforzar la declaración de amor que marcó la culminación de la cita.


Son discos que saturaron el ambiente de aquellos años de la segunda guerra mundial. De las felices promesas que llegaron con el armisticio. De los días en que en la radiodifusión se llegó al máximo, y la televisión asomó peligrosamente poniendo en jaque las más importantes audiciones.

Asistimos, como estos discos de Pedro Vargas, al más delicioso banquete de recuerdos. Y advertimos en ellos cómo fue virando el bolero primitivo, perfectamente influido por los antiguos danzones, a la suavidad romántica que precisamente comenzó a imponer Pedro Vargas.

Este cuarto volumen de “Aquellas Canciones dé Pedro Vargas" nos ofrece una de sus más acabadas creaciones, “Rinconcito Criollo" de Brito, que llegó a identificarlo en un momento dado como el mejor de todos los Intérpretes de ese autor. Nos hace vivir el furor que en todo el mundo causó “Frenesí”, cuando desde los Estados Unidos lo impuso Artie Shaw. Nos regresa a los días en que Carlos Ramírez, el gran barítono colombiano, impuso una melodía de Efraín Orozco y el gran poeta López Narváez, “Romanza de Amor". Nos recuerda las triunfales .temporadas de Vargas en Cuba, con “Gracias” y con “La Ultima Noche”. Y pone otra vez en presente el apogeo máximo de la canción romántica mexicana con “Dime Que Sí”, el vals de Esparza Oteo que todo el continente llegó a silbar enamorado.

Escuchar a Pedro Vargas es regodearse con la más bien lograda emoción de la canción de América. Es vivir otra vez la caricia enamorada de la novia. Es asomarse a la ventana enrejada que atestiguó, la serenata.

Nacido en el año de 1900 en San Miguel de Allende, rinconcito mexicano de ambiente colonial, y se crio con 12 hermanos. Sus padres le tenían destinada la carrera de medicina. El soñaba con ser torero.

Ni una cosa ni la otra. Cantante. Y primero, cantante de ópera. Después vocalista de la celebérrima orquesta típica de Lerdo de Tejada. Por fin, el triunfo definitivo cuando en un concurso de radio cantó el vals “Andy Hardlng", compuesto por el compositor Carlos Espinosa de los Monteros, que ganó el primer premio. Y el encargo de Agustín Lara da estrenarle sus canciones. Y los discos RCA Víctor que lo hicieron estrella máxima del cancionero romántico.

No hay canción mala en este disco. No hay canción mala cuando es Pedro Vargas el intérprete.

Pero en este caso, por los años que representa, y por la emoción romántica que recoge, el repertorio es tres veces mejor.

Selección y Notas: HERNAN RESTREPO

LIBERTAD LAMARQUE - Exitos Inolvidables -Tangos

Botica La Playa.

LADO 1
1 - AHORA NO ME CONOCES C. Giampe - A. Bagliottl con Orquesta d« Alfredo Malerba
2 - A JARDINEIRA -B. Lacerda - Humberto Porto con Orquesta Howalan Paradise
3 - QUIEREME  -R. Sciamarella - A. Malerva con Orquesta do Alfredo Malerba
4 - DESCONSUELO  -C. Bahr - H. M. Artola con Orquesta
5 - ME HA BESADO EN LA BOCA  -D. R. de A. con Orquesta de Alfredo Malerba
6 - NIDO GAUCHO H. Marcó - Carlos di Sarli con Orquesta de Mario Maurano
LADO 2
1 - UNA LÁGRIMA  -J. Durante - J. Rebollnl con Orquesta de Alfredo Malerba
2 - TE LLORAN MIS OJOS  -H. Manzl - A. Malerba con Orquesta
3 - AGUELITA QUE HORAS SON  -C. Oreste - R. P. Carbalho con Orquesta de Alfredo Malerba
4 - EL PAÑUELITO  -C. Corla P. - J. de D. Filiberto con Orquesta
5. CUANDO EL AMOR MUERE  -H. Marcó - A. Malerba con Orquesta

6 - TU CARIÑO  -C. Castillo - A. Malerba con Orquesta




AHORA NO ME CONOCES


UNA LAGRIMA


EL PAÑUELITO


En el año da 1926, la samipenumbra de una sala cinematográfica ofrecía además de las figuras de la pantalla interpretando una cálida historia de amor, la placidez y la romántica quietud de un lugar cuyo silencio apenas si medio turbaban las notas melancólicas de un pianito, no del todo afinado en la mayor parte de las veces, que interpretaba los aires de moda o las canciones que estaban a punto de ocupar un sitio preferencial en al gusto de las gentes

Eran los tiempos en que Francisca Bertini y Lidia Borelli, significaban, más o menos, lo que hoy Brigitte Bardot y Sofía Loren.

En Buenos Aires, además, el tiempo en que el tango vivía su furor más absoluto y el de los primeros pasos del cine argentino.

Y al año en que Libertad Lamarque debutó en el Teatro Nacional.

Libertad Lamarque tuvo su primera actuación teatral cuando contaba apenas con 7 años de edad. Hizo un papel de varoncito en “Los Muertos” pieza teatral firmada por el uruguayo Florencio Sánchez. La niña venia de familia “artística". Su padre era contorsionista. Lo llamaban “El Hombre de Goma", y estaba casado con la gallega Josefa Bouza. Su nombre era el de Lorenzo Lamarque. Fue él quien dio las primeras lecciones a su hija cuando en una temporada abandonó su oficio de mecánico hojalatero pera organizar una compañía de aficionados.


Libertad ere bonita y agraciada. Sabía desenvolverse en escena, y José Constanza la llevó por provincias como primera actriz de su compañía. En una de esas representaciones, tenía que cantar una cuarteta, como parte de su papel dramático. El público gustó de ella y la obligó a "bisar". Despertaba así la futura "cancionista".

Pascual Carballo la llevó un día a lo que era considerado como ''Cátedra del Teatro Criollo". El "Nacional". Hacía un papel ínfimo en la obra de Sánchez Gardel. “El dueño del Pueblo”. Un personaje que se detiene frente a una joyería para elegir un anillo y dice: "No me gusta, deme otro…”
La misma artista recuerda así aquellas primeras actuaciones: “Yo era una de tantas; permanecía en el montón, pero seguía in mente el desarrollo de la obra. Me sentía capaz de reemplazar a cualquiera de las primeras figuras, y pedía al cielo que sucediera algo imprevisto, aunque fuera una desgracia, con tal de poder sustituir a la que en ese momento acaparaba la atención y simpatía del público... Y así noche a noche. Desde un rincón del escenario, y siempre en el montón anónimo. Mientras las figuras del cartel jugaban sus partes, seguía atentamente el desempeño. Analizaba. Consideraba. Por momentos, aplaudía. En otros, reprobaba. Sentía en otra forma la escena, el momento, la situación. Acentuaba inconscientemente el ademán en ese Instante marcado por Manolita Poli, o daba diferente entonación, al para mí, desabrido parlamento del primer actor..."

Después en "Tucumanito", "Pata de Palo", "Verbena Criolla”, “El Patio de don Simón", la dejaron ver siempre como una más, y permitieron que su voz hiciera, en los coros, una parte sobresaliente en los cantables. Por primera vez cantó sola en la obra “Los Hombres de la Ribera”. Junto con María Teresa Borda y Olinda Bozán, componían un trío de marineros.

Por aquellos mismos años se vinculó al cine haciendo un papel insignificante en ‘Adiós Argentina" de Parpagnoli.

En una de les vacaciones del verano, Libertad Lamarque, ya conocida en el ambiente por las fugaces apariciones teatrales como cancionista, recibió las primeras ofertas pare presentarse en plan de intérprete "seria" de melodías populares. Fue para actuar en una sala de espectáculos cinematográficos, el cine París, dentro de la variedad a que esa sala tenía acostumbrado al público y acompañada por la orquesta de quien sería con los años uno de los más juiciosos críticos de su labor cinematográfica: Adolfo R. Avilés, autor del tango "Cicatrices".

Era el 19 de diciembre de 1927.

Fue allí, cantando los números en boga, y sobre todo uno de Avilés que ella sentía más intensamente que todos, "Fruto Bendito”, con palabras de Maroni, cuando en realidad nació la que estaba destinada a convertirse en la más grande intérprete femenina del tango en todos los tiempos.
Don Atilio Mentasti la incluyó en el reparto multi-estelar de "Tango" película filmada con intenciones de aprovechar a los más destacados nombres del momento musical y teatral. Al fin hizo un primer papel en "Alma de Bandoneón". A estos siguieron, "Ayúdame a Vivir", filmada bajo dolorosas impresiones, por cuanto estaba atacada por un espasmo nervioso a la garganta que hizo necesaria la estadía de un año en Córdoba y en completa quietud. "Besos Brujos", "La Ley que Olvidaron", "Madreselva", "Puerta Cerrada"... y más cintas que le hicieron célebre en el mundo entero y le convirtieron en ídolo de multitudes.

Algunos datos más sobre Libertad Lamarque.

Se he casado dos veces. La primera con el apuntador teatral Emilio Romero. La segunda con el compositor y pianista Alfredo Malerba. Tiene una hija, y hasta el momento, cinco nietos. Su hija Mirta, quiso ser artista también. Y cantante como su madre. Pero el amor y la vocación hacia ese hogar feliz que ahora cuida, la hicieron renunciar hace tiempos.

Este disco de le serie COLECCIONISTA, nos trae el recuerdo de canciones que hicieron suceso en sus primeros veinte años de actividad artística. Algunas las escucharon en sus películas. Otras fueron hechas para el disco, y causaron sensación en tiempos pasados.

Hay algunas, como "El Pañuelito", que pertenecen a sus primeros tiempos de cancionista, cuando aún estaba lejos su categoría de súper-estrella del cine. Algunos de los momentos cumbres de su actuación fílmica. Y otras, como "Ahora no me Conoces" que pertenecen a sus más destacadas actuaciones como intérprete de discos, y que está considerada como una de sus grabaciones más escasas.

Todas alcanzaron en su voz una expresión diferente y monumental, que les convirtió en antológicas.

Escucharlas es revivir momentos imborrables de viejas películas que siempre recordamos gratamente y asistir a un festín de buen canto.

Selección y Notas HERNAN RESTREPO D

martes, 8 de abril de 2014

LEDESMA Y MANZANERO

Bitica Junin (La Playa).

Ahora.
El último verano.
Lo tengo todo.
Mónica.
Pero se queda mi amor.
Que has hecho.
Seré feliz.
Si vieras.
Solo tú.

Vive en mí.




LO TENGO TODO


SERE FELIZ


VIVE EN MI


Cantarle al amor y a los enamorados es, sencillamente, encontrar en la letra y música de una canción un tema poético, o un mensaje idílico que llegue al corazón, al sentimiento, con pasión, con furia, como dicen los “chamos” de ahora........ Y así son las canciones que ha compuesto ese gran autor mexicano de todos los tiempos que se llama Armando Manzanero, de Mérida, estado de Yucatán. Manzanero se ha identificado a lo largo de su carrera artística como gran romántico, una voz de amor para todas las edades, todos los gustos en distintas generaciones de hispanoparlantes cultores de la música. Uno de los grandes éxitos, emblemático y oportuno hoy, Día de los Enamorados, es “SOMOS NOVIOS”, tema de su producción discográfica grabada en 1968, y que fue nominada en 1970 al Premio Grammy.


Por inolvidables voces en más de 30 idiomas, y en disímiles escenarios, han sido interpretadas las canciones de Manzanero; pudiésemos casi con seguridad afirmar que “el pequeño grande de la canción”, ha sido el último de los románticos, cuyas composiciones le han dado un aire renovador al bolero y al género romántico desde sus inicios en los años cincuenta y su prolífica creatividad desde la década de los sesenta hasta ahora. Uno de sus primeros éxitos, inolvidable, cuyo título rememora al “Te Quiero”  y a la evocación nostálgica del ser amado, es el tema “Adoro”, compuesto en el año 1966 y grabado para la R.C.A. Víctor, habiendo obtenido en 1994, este tema, junto a “No sé tú”, los premios Billboard y Ascap, como los temas más escuchados

En un día como hoy, los que cultivamos el gusto por la música, sus intérpretes, autores y ejecutantes, no podíamos dejar a un lado a quienes con su romanticismo natural supieron transmitir bellas canciones dedicadas al amor con el sentimiento que sólo ellos le saben imprimir. Vamos a disfrutar a Roberto Ledesma cantando los temas de Armando Manzanero, no sin antes señalar que Ledesma nació en Cuba en 1924, se inicia artísticamente en 1953 como primera voz  del Trío Martino de los Hermanos Orta.
Comenzó su carrera como solista en 1960, siendo contratado como artista exclusivo por el sello GEMA en ese mismo año, inicio de la década en la que el bolero comenzaba a tener sus altibajos en el gusto del público. Ledesma fue uno de los últimos vocalistas que supo con su aterciopelada voz, mantener el bolero con éxitos como “CON MI CORAZÓN TE ESPERO”, “LA PARED”, “CAMINO DEL PUENTE”  con temas de Manzanero con los que tuvo mucha  identificación, que oiremos a continuación, en honor a los dos últimos románticos; el uno compositor, el otro cantante.