sábado, 28 de mayo de 2011

OBDULIO Y JULIAN -En el corazon del pueblo

Primeras paginas "El Colombiano". Medellín.
Mayo 19 de 1934
Fin del confllicto entre Colombia y Peru

LADO 1
EL TORRENTE – Bambuco  -Carlos E. Ospina
CORAZONES SIN RUMBO – Pasillo  -Simón de J. Vélez
TU PIEL MORENA – Bambuco  -Gonzalo Fernández
QUE NOS IMPORTA – Bambuco  -Fulgencio García
QUE PUEDO HACER – Bambuco  -Tartarín Moreira
ANTIOQUEÑITA – Bambuco  -Miguel Agudelo - Pelón Santamaría

LADO 2
DOLOR SIN NOMBRE – Bambuco  -N. Molina - Tartarín Moreira
ANHELOS – Pasillo  -J. I.Canelos
POBRECITA MIA – Bambuco  -José González
RUEGO – Pasillo  -C. Muñera Tabón - Cartas Vieco
AMOR INUTIL – Bambuco  -Germán Benítez
MIS FLORES NEGRAS – Pasillo  -Julio Flórez

____


RUEGO


ANHELOS


QUE PUEDO HACER



OBDULIO Y JULIAN CON JAIME LLANO GONZALEZ

Los duetos típicos son una de las instituciones más notables en el ambiente musical popular de Antioquia, desde el siglo pasado.

Los bambucos y pasillos cantados a dos voces, son los que van de visita en las noches de luna a las rejas enamoradas de las muchachas quinceañeras. y las que animan juergas en las ciudades y en las veredas, al compás del tiple y la guitarra, -y a veces también de una bandola que, en tiempos viejos, era tocada por un músico "mudo" es decir que no acompañaba en el canto a la pareja "estelar"-, se rocían con aguardiente y con nuevos "cuentos".

Los abuelos recuerdan todavía con nostalgia a Pelón y Marín, posiblemente el primero de los duetos típicos antioqueños que tuvo fama nacional, y el primero que cantó bambucos y se acompañó con tiple, novedades ambas que el primero de ellos, Pelón Santamaría trajo de un» de sus correrías por tierras de Boyacá y Cundinamarca por allá entre 1895 y 1897.

Pelón y Marín viajaron a los Estados Unidos y fueron los primeros en hacer impresiones fonográficas de bambucos colombianos. Después dominaron el ambiente aldeano de la Villa de la Candelaria por muchos años, alternando con los duetos que conformaban Germán Benítez, Eusebio Ochoa, Leonel Calle, Cabecitas, Bernardo Toro y muchos más que fueron haciendo, con su inspiración y con sus actuaciones, la pequeña historia de la canción criolla.

Cuando Obdulio y Julián se reunieron y constituyeron el que habría de comandar el criollismo musical por más de tres décadas, los muchachos compartían su favoritismo entre los duetos que componían Blumen y Trespalacios y Martínez y Trespalacios.

Blumen era uno de los más afortunados compositores de la época y daba a la música de los bambucos cortes nuevos y acentos modernistas. Samuel Martínez habría de unirse luego a Manuel Ospina para integrar otro famoso dueto típico que compitió también con Obdulio y Julián, el Ospina y Martínez. Y Trespalacios. el compañero de Samuel, era Augusto Trespalacios, hermano de José María, "el chino", compañero de Blumen y, según los que vivieron aquellas épocas, la mejor "segunda voz" que ha producido Colombia en toda su historia.

Obdulio y Julián cayeron de inmediato entre los grandes.

Pelón había apoyado en sus primeras salidas al joven Julián Restrepo, tenor de mucha potencia y de gusto interpretativo exquisito, oriundo de Medellín. Y Obdulio Sánchez tenía tras de si, un parentesco ilustre: primo hermano de los celebérrimos Hermanos Hernández, intérpretes ya famosos de los instrumentos típicos que habrían de hacerse aplaudir más tarde en el mundo entero, haciendo honor a su Aguadas nativo.

Obdulio y Julián actuaron entonces en los principales centros artísticos de Medellín. Se sometieron triunfalmente al juicio de los contertulios del Café París. Colaboraron con la Estudiantina del maestro Nicolás Torres, y cuando advino la radiodifusión estuvieron entre los primeros que hicieron programas con música de Colombia.

Sus actuaciones se prolongaron por muchos años. Desde aquel lejano 1927 que marca el principio de su colaboración hasta el fallecimiento de Julián, fueron primerísimas figuras en el ambiente artístico nacional. Unos pocos meses antes, los asistentes al exclusivo "As de Copas" en la capital del país, los habían aplaudido. Y por aquel entonces grabaron las canciones contenidas en este álbum, repeticiones de algunas que hicieron para el sello Sonolux y que fueron cedidas muy gentilmente por esa empresa como colaboración al prestigio internacional de Obdulio y Julián, a la RCA VICTOR.

Estrellas de primera magnitud en la radio. Colaboradores de importantes certámenes culturales como representantes del gobierno antioqueño. Animadores indispensables en las fiestas de más postín que tuvieron lugar durante su larga vida artística en Medellín. Atracción especial de espectáculos teatrales innumerables veces, Obdulio y Julián fueron, sobre todo, cantantes incrustados en lo más hondo del sentimiento del pueblo, identificándose con él en las noches serenateras y en los jolgorios fraternales de noche cantinera.

Se acompañaron siempre, en sus actuaciones, con el tiple y la guitarra. Solo excepcionalmente cantaron con orquesta. Y aunque quedan muchos recuerdos de sus voces con acompañamientos diversos, en discos fonográficos, fueron realizaciones aisladas hechas I forma ante la presión del público.

Por eso su viaje a Bogotá cuando grabaron estos discos, fue un verdadero acontecimiento.

Porque en Bogotá. Obdulio y Julián hallaron a otro paisa triunfador, Jaime Llano González, y se acoplaron fácilmente a su novedosa interpretación de la música criolla, adaptando su estilo modernista del titiribiseño consagrado como gran organista en tas más exigentes medios de la capital del país.

Y Obdulio y Julián hicieron entonces una serie de discos que son una especie de testamento artístico del gran dueto antioqueño, porque fueron también los penúltimos de su carrera. Y dejaron un documento invaluable de la unión de dos épocas distantes de la canción criolla reunidas en una sola y formidable realización y demostrando a propios y extraños de como el bambuco y el pasillo, vestidos de "ciudad" pueden seguir siendo, sin perder un ápice de su tipismo, cuando hay un dueto como Obdulio y Julián cantándolos y figuras de la talla del maestro Llano González y de su colaboradores en el acompañamiento.

Este disco, para ser escuchado con unción, devotamente, nos dará la razón, con usted, al revivir estos momentos gloriosos de la canción criolla.

Producción y Notas: HERNAN RESTREPO DUQUE

3 comentarios:

  1. Hola amigo , que bueno que nos permitieran escuchar estas lindas páginas completas, ó sea todo el LP, pués nos quedamos sin escuchar muchas veces las más bellas canciones. Les ruego por favor en nombre de una buena cantidad de seguidores de esta música, nos puedan complacer y que podamos escuchar toa la música de los LP que gracias a ustedes aún la podemos escuchar, mil gracias y felicitaciones, suerte.

    ResponderEliminar
  2. Esta página esta fabulosa, con información muy completa y amena, vale la pena poder escuchar todas las melodías y de pronto poderlas descargar, ya que es un material muy difícil de conseguir. Muchas gracias por permitir deleitarnos con estas joyas musicales.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar