miércoles, 9 de abril de 2014

PEDRO VARGAS - Rinconcito Criollo

Botica La Playa.

LADO 1
RINCONCITO CRIOLLO  -Julio Brito
ME GUSTAS MUCHO  -Miguel Ángel Pazos
GRACIAS  -Mario Fernández Porta
MAR  -Gabriel Ruiz
FRENESI   -Alberto Domínguez
DIME SI TE VAS CON ELLA  -Osvaldo Farrés
LADO 2
DIME QUE SI  -Alfonso Esparza Oteo
PECADO  -C. Bahr - Pontier - Francini
CUATRO PERSONAS  -Rafael Hernández
EN LA FRONTERA DE MEXICO J. Kennedy - M. Carr - López Méndez
ROMANZA DE AMOR C. López Narváez - E. Orozco

NUESTRO ENCUENTRO  -Agustín Lara




DIME QUE SI


FRENESI


PECADO


En la serie AQUELLAS CANCIONES hemos venido publicando una serie de grabaciones realizadas por el tenor mexicano Pedro Vargas en lo que hemos dado en llamar su época de oro, aunque bien podríamos decir que en este momento el famoso artista está cumpliendo todavía, la etapa cumbre de su carrera artística.

Sus canciones cuya aparición está comprendida entre los años de 1938 y 1950 doce años que fueron sin lugar a dudas definitivos en el gusto de la generación “directiva" actual. Que apasionaron a los enamorados de entonces. Que fueron a los bailes juveniles para ayudar en el romance y reforzar la declaración de amor que marcó la culminación de la cita.


Son discos que saturaron el ambiente de aquellos años de la segunda guerra mundial. De las felices promesas que llegaron con el armisticio. De los días en que en la radiodifusión se llegó al máximo, y la televisión asomó peligrosamente poniendo en jaque las más importantes audiciones.

Asistimos, como estos discos de Pedro Vargas, al más delicioso banquete de recuerdos. Y advertimos en ellos cómo fue virando el bolero primitivo, perfectamente influido por los antiguos danzones, a la suavidad romántica que precisamente comenzó a imponer Pedro Vargas.

Este cuarto volumen de “Aquellas Canciones dé Pedro Vargas" nos ofrece una de sus más acabadas creaciones, “Rinconcito Criollo" de Brito, que llegó a identificarlo en un momento dado como el mejor de todos los Intérpretes de ese autor. Nos hace vivir el furor que en todo el mundo causó “Frenesí”, cuando desde los Estados Unidos lo impuso Artie Shaw. Nos regresa a los días en que Carlos Ramírez, el gran barítono colombiano, impuso una melodía de Efraín Orozco y el gran poeta López Narváez, “Romanza de Amor". Nos recuerda las triunfales .temporadas de Vargas en Cuba, con “Gracias” y con “La Ultima Noche”. Y pone otra vez en presente el apogeo máximo de la canción romántica mexicana con “Dime Que Sí”, el vals de Esparza Oteo que todo el continente llegó a silbar enamorado.

Escuchar a Pedro Vargas es regodearse con la más bien lograda emoción de la canción de América. Es vivir otra vez la caricia enamorada de la novia. Es asomarse a la ventana enrejada que atestiguó, la serenata.

Nacido en el año de 1900 en San Miguel de Allende, rinconcito mexicano de ambiente colonial, y se crio con 12 hermanos. Sus padres le tenían destinada la carrera de medicina. El soñaba con ser torero.

Ni una cosa ni la otra. Cantante. Y primero, cantante de ópera. Después vocalista de la celebérrima orquesta típica de Lerdo de Tejada. Por fin, el triunfo definitivo cuando en un concurso de radio cantó el vals “Andy Hardlng", compuesto por el compositor Carlos Espinosa de los Monteros, que ganó el primer premio. Y el encargo de Agustín Lara da estrenarle sus canciones. Y los discos RCA Víctor que lo hicieron estrella máxima del cancionero romántico.

No hay canción mala en este disco. No hay canción mala cuando es Pedro Vargas el intérprete.

Pero en este caso, por los años que representa, y por la emoción romántica que recoge, el repertorio es tres veces mejor.

Selección y Notas: HERNAN RESTREPO

No hay comentarios:

Publicar un comentario