sábado, 5 de abril de 2014

BRICEÑO Y AÑEZ Vol.2 -Aquellas Canciones

Almacen Mora Hermanos-Bolivar con Boyaca.

LADO A
CORAZON DORMIDO - Pasillo (A. V. Ordóñez - Francisco Paredes H.)
QUIEREME CHINITA - Bambuco (Bayona Posada - Wills)
EL SUSPIRO-Canción (Lauro D. Uranga)
PALOMITA HELADA - Pasillo (M. Coronado - Eusebio Ochoa)
LOCA - Tango (Manuel Jovés)
EL VAQUERO Galerón (J. del Monte)

LADO B
EN EL CAFETAL - Bambuco (T. Gutiérrez C. - C. E. García)
YO SOY AQUEL-Pasillo (A. M. Camacho y Cano)
VUELA PALOMITA (Lauro Dávila - N. E. Safadi R.)
SUFRA - Tango (Francisco Canaro)
LA DESPEDIDA - Bambuco (Santiago Vélez - A. A. Giraldo)

CANTO LLANERO - Joropo (G. Quevedo Z.)




PALOMITA HELADA


CORAZÓN DORMIDO


EL SUSPIRO



No puede dudarse que el dueto Briceño y Añez fue uno de los mejores del cancionero latinoamericano, comparable a Valente y Cáceres, Moriche y Utrera y tantos más que hubo en esos tiempos lejanos cuando predominaba la canción romántica y sentimental. Briceño y Añez pueden haber formado un dueto incomparable, aunque ya los hayamos comparado con otros. Claro que la comparación no estriba en sus voces ni en sus condiciones artísticas, sino en la calidad que tuvieron aquellos binomios que conquistaron admiradores por doquier.

Jorge Añez Avendaño, nació en Bogotá el 23 de abril de 1892 y murió allí mismo el 22 de julio de 1952. Alcides Briceño nació en Panamá. Y en el libro de Jorge Añez, “Canciones y Recuerdos", es el mismo Añez quien dice: "Conocí a Alcides Briceño en la ciudad de Panamá, de donde es oriundo. Era el primer tenor de la ópera panameña y luego viajó a los Estados Unidos a perfeccionar sus estudios de canto. Dueño de una simpatía única y muy caballeroso, Briceño hacía amistades con una facilidad sorprendente. Así, desde Panamá fuimos buenos amigos y desde entonces admiré su privilegiada voz y sus extraordinarias facultades vocales.

Sigue Añez: “Cuando salí del colegio, en donde aprendí el Inglés, me encontré con Briceño en Nueva York. Y con Carlos Molina, bogotano, director de una orquesta que llevó Su nombre, y Manuel Valdespino, magnífico artista mejicano, formamos un cuarteto que apellidamos The South American Troubadours, con cuyo nombre recorrimos los Estados Unidos y el Canadá tocando y cantando música colombiana, contratados por un circuito teatral. Durante esa gira Los Trovadores Suramericanos, tuvieron el honor de figurar entre los artistas escogidos para inaugurar dos teatros de gran categoría: El New Orpheum Theatre, de Los Ángeles, California, el 15 de febrero de 1926, y el Ziegfeld Theatre, de Nueva York, Sexta Avenida con calle 54, el 2 de febrero de 1927. En Nueva York grabé con Briceño discos de prueba en varias casas fonográficas y al final se nos contrató como exclusivos de la RCA Víctor por un año. Pero luego se prorrogó ese contrato".


Prosigue Añez: “Los cantantes populares más famosos en esos días eran, entre otros, Margarita Cueto, Pilar Arcos, Carlos Gardel, Alfonso Ortiz Tirado, José Mojica, Alcides Briceño, Rosita Quiroga, Guty Cárdenas, Juan Pulido, Libertad Lamarque, el Dueto Magaldi y Noda, Tito Guizar, Juan Arvizu, José Moriche, Carlos Mejía, Mercedes Simone, Fortunio Bonanova y Rodolfo Hoyos".

Aun cuando el repertorio incluía de preferencia la canción colombiana, en la Víctor grabaron tangos, cuecas, joropos venezolanos, canciones peruanas y danzas mejicanas. Parte de esas canciones las ejecutaron acompañados por la famosa Orquesta Internacional, dirigida por Nathaniel Shilkret, uno de los músicos más versátiles que conoció Jorge Añez; y parte también con la Estudiantina Añez.

Terminado el último compromiso con la Víctor, anota Añez, se abstuvieron de firmar la prórroga porque aparecieron victrolas ortofónicas, época en que ese negocio llegó a su edad de oro. Se grababa por montones. Por lo tanto, no sólo siguieron con la RCA sino con la Columbia, la Brunswick, la Durium y la Aeolian, lo que redundó, como lo habían previsto, en provecho de Briceño y Añez.

Alcides Briceño también hizo dueto con Héctor de Lara, Antonio Utrera y otros. Añez formó binomio también con Guty Cárdenas, Carlos Julio Ramírez y Margarita Cueto, entre otros. Dice Añez: “Para 1933 la nostalgia de la patria lejana era en mí más fuerte cada día. Por lo que a fines de ese año resolví embarcarme para Colombia, trayéndome el recuerdo imperecedero que me dejaron tantos buenos amigos que allá dejé, especialmente el de mis compañeros Alcides Briceño, Manuel Valdespino, Miguel Bocanegra y Carlos Molina". Entonces el dueto de Briceño y Añez pudo existir de 1924 a 1933, tiempo durante el cual hicieron, en Nueva York, numerosas grabaciones. Varias de ellas se incluyen en este elepé de la RCA VICTOR, empresa que está empeñada en rescatar páginas musicales inolvidables para configurar estos discos de indudable atracción entre los coleccionistas y, sobre todo, entre los buenos melómanos. Que lo gocen, es el anhelo del productor de este elepé.
CARLOS E. SERNA S. Agosto de 1984

1 comentario: